Pioneer A DuPont Business
Chile | Seleccione su Ubicación >

 

Sugerencias para el Cultivo de Maíz

• Elegir el híbrido adecuado para la zona geográfica, época de siembra y objetivo del cultivo. Asegúrese del correcto sellado de las bolsas de semilla, rechazando bolsas abiertas o recosidas.

• Siembras tempranas obtienen en general mayores rendimientos y un mejor control de malezas.

• Asegurar que la humedad de siembra sea la óptima para su suelo. Si no es suficiente, preferir un riego de pre-siembra para evitar malas emergencias con establecimientos insatisfactorios.

• Verificar que el mullimiento del suelo sea el adecuado.

• Asegurar la correcta dosificación, aplicación e incorporación de los productos fitosanitarios (leer cuidadosamente la etiqueta del producto). Escoja los productos a utilizar basándose en las malezas, plagas y enfermedades presentes en su campo. Hay que tener muy en cuenta el desarrollo del maíz en las aplicaciones de pesticidas post emergentes.

• Revisar que la semilla se ubique a la profundidad adecuada de acuerdo al terreno y a la humedad de éste.

• Observar que la distancia entre el fertilizante y la semilla sea la adecuada, cuidando que el fertilizante se encuentre ubicado a mayor profundidad que la semilla. El poner la semilla junto al fertilizante, puede producir pérdidas de semillas por intoxicación.

• Verificar que la cantidad de semilla sembrada corresponda a lo programado. Para ello descubrir periódicamente 3 mt. lineales de siembra y contar las semillas.

• Controlar que en cada orificio del disco sembrador haya una sola semilla. Esto debe ser revisado al menos cada vez que se cambie el calibre de la semilla utilizada.

• Comprobar que la distancia marcada por la guía de la máquina sembradora sea la requerida para mantener la distancia entre las hileras. Use la fórmula: 

 • Controlar que la velocidad de siembra no sea excesiva, no sobrepasando los 6 km/hr

• Controlar que la aceleración del tractor sea la suficiente para lograr 540 r.p.m. en el toma fuerza. Estas son las revoluciones necesarias para una adecuada succión en máquinas sembradoras neumáticas.

• Si está utilizando productos granulares, revisar su correcta ubicación en el suelo. La banda T para localizar insecticidas granulares es muy recomendable.

• Controlar regularmente el gasto de semilla y de fertilizante, de acuerdo a las dosis programadas y la superficie sembrada.

• La revisión y control permanente sobre los equipos como máquinas sembradoras y pulverizadoras son indispensables. Se deben limpiar diariamente los depósitos y dosificadores de fertilizante en las máquinas sembradoras.

• Para aquellos campos que están infectados por carbón es bueno considerar la siguiente información. Existen dos tipos de carbón que se encuentran presentes en los suelos de cultivo:

- Carbón de la panoja, enfermedad producida por hongo que ataca entre germinación de la semilla y séptima hoja aproximadamente, con presencia de esporas en panoja y/o mazorca.

- Carbón común, enfermedad producto de un hongo que puede atacar durante todo el cultivo indistintamente a panojas, tallos, hojas y mazorcas con presencia de agallas y esporas en su interior.
El uso de las siguientes prácticas -entre otras- pueden atenuar la presencia de estas enfermedades: fertilizaciones balanceadas, destrucción de plantas infectadas, araduras profundas, evitar estrés de las plantas, rotación de cultivos, elección de híbridos adecuados y uso de semilla desinfectada.
Los productos fitosanitarios adicionales (según recomendación del fabricante) en las semillas y/o en el suelo, atenúan la presencia de estas enfermedades. Evitar cultivar y aporcar con plantas muy grandes, que pueda significar cortar raíces y un excesivo estrés hídrico.

• Use equipos cultivadores, abonadores y aporcadores que cubran el mismo número de cuerpos que la sembradora utilizada evitando así daños de plantas en esta labor.

• Después de cultivar y abonar en aporca, dar a tiempo el primer riego y evitar los posibles estrés por falta de agua.

• Evitar los excesos de agua cuando las plantas tienen menos de 50 cm de altura. Mantener la frecuencia de riegos según el tipo de suelo, y poner especial atención sobre la disponibilidad de agua durante la polinización (emisión de panoja y pelos del choclo).

• Es importante evitar cualquier tipo de estrés durante los primeros 45 días con objeto de no dañar el potencial de rendimiento y a su vez disminuir la posibilidad de infección de plantas por hongos y enfermedades.

• Asegurarse de borrar las acequias para evitar pérdida de mazorcas por golpes del cabezal y posibles problemas mecánicos de la cosechadora.

• Actuar con rapidez después de la cosecha en el tratamiento e incorporación de los rastrojos. • La preparación anticipada del suelo, idealmente en otoño, facilita una siembra más temprana en la temporada siguiente y ayuda en la prevención de enfermedades.

 

En siembras en seco, siga además las siguientes sugerencias:

• Al aplicar pesticidas en suelo seco, el riego debe hacerse lo más rápido posible para asegurar la mejor incorporación.

• Preferir siembras superficiales, que permitan una rápida emergencia después del riego y antes que se produzca encostramiento del suelo.

• Separar el fertilizante a una distancia mayor que en las siembras con humedad de suelo, para evitar intoxicaciones de la semilla.

• Regar tramos cortos, con poca agua, evitando apozamientos y optimizar los desagües. Dar los riegos de emergencia lo más rápido posible, para lograr que la germinación sea a un mismo tiempo dentro del potrero.

• Usar camas de siembra cuando ello sea posible, mejorando así la siembra, riego, desagüe, germinación y emergencia de plantas.

97EFEE0A-3D8A-3570-92D6-22A43031C55C