Peru | Seleccione su locación >
 
 

Información Técnica de Maíz

El cultivo de maíz, como muchos otros, depende de un manejo eficiente para poder maximizar su potencial genético. Labores como preparación de terreno, siembra, fertilización, riegos, etc. son importantes para que los híbridos Pioneer® puedan alcanzar sus máximos rendimientos y por ende mejorar la rentabilidad del cultivo. De allí, la importancia de tener en cuenta algunos consejos.

Siembra

Siembre su semilla en un suelo bien mullido y suficientemente húmedo a una profundidad no mayor de 5 cms para favorecer una buena emergencia en campo. Para llegar a la cosecha con una población de 72.000 plantas/ha, se recomienda colocar a la siembra 78.000 semillas por hectárea considerando una germinación mínima de 95%. En siembra manual colocar siempre dos semillas por golpe pudiendo variar las distancias entre surcos y golpes. Desinfectar su semilla con un insecticida para plagas de suelo momentos antes de la labor de siembra.

Sugerencias para establecer bien su siembra de Maíz (PDF 182 KB)

El establecimiento exitoso del maíz es fundamental en la obtención de buenos rendimientos. La población lograda a cosecha juega un importante papel en el rendimiento final, siendo el momento de la siembra el que influirá mayormente en esta población.

Fertilización

Se recomienda determinar una fórmula de fertilización a utilizar para su campo en base a los resultados de un análisis de suelo. Consulte a un ingeniero agrónomo para la toma de muestras e interpretación del análisis de suelo. Solo como pauta, se recomienda la siguiente formula N-P-K por hectarea 260-92-100.

Esta fórmula se puede fraccionar en dos partes: en la primera fracción, se realizará a la siembra (siembra mecanizada) o inmediatamente después de la emergencia (siembra manual); aplicando el 50% del nitrógeno, 50% del potasio y 100% del fosforo. En la segunda fracción se aplicará al momento del aporque (estadio V4 a V5), aplicando el 50% restante del nitrógeno y potasio.

En suelos franco-arenosos y arenosos dividir la fertilización nitrogenada en tres y aplicando el último tercio de 10 a 15 días antes del inicio de floración.

Riegos

No permita que su campo presente síntomas de deficiencia de agua, pero tampoco la use con exceso. Cada campo, debido a sus características físicas y químicas, ubicación, clima, y otros factores,  tiene un particular requerimiento de agua, condición que debe ser debidamente evaluada para establecer un plan de riego. Como regla general, se sugiere riegos ligeros pero frecuentes para mantener el suelo siempre húmedo.

Control fitosanitario

No espere que sus plantas muestren síntomas o signos visibles de plagas y/o enfermedades para recién controlarlos. Realice las aplicaciones que sean necesarias para mantener su campo lo más sano posible. Realizar aplicaciones en forma oportuna para control de gusanos cortadores del suelo, picadores chupadores considerados vectores de virus. Así mismo, aplicar preventivamente fungicidas para control de las principales enfermedades del maíz presente en su localidad. No es conveniente aplicar el mismo insecticida o fungicida, se recomienda hacer rotación en función al ingrediente activo o al modo de acción del producto para no generar resistencias.

Cosecha

El momento de cosecha se puede definir cuando el grano alcanza su madurez fisiológica. En forma práctica, podemos determinar que se puede cosechar observando que el grano presente el punto negro en su base.

Más información técnica

Aquí podrá encontrar más información técnica relacionada con el maíz.

BC0F847C-7F9A-D499-039E-6E2C1F52E53D

1464A368-7A62-C454-1E2D-10EFA628F76C